Florencia y la Toscana

Florencia

Florencia, es arte. Desde la primera vez que la visité, me impactó que el arte está tan en el ADN de los Florentinos que todo lo que hacen, aún los productos netamente utilitarios como un sobre o un papel de carta es una obra de arte.

  • Duomo: Es básico suspirar y deleitarse ante la cúpula hecha por Brunelleschi hace seis siglos, y que sigue siendo la más grande.  Luego de eso es interesante entrar y ubicar el maravilloso fresco de Paolo Uccello, y el resto del arte y detalles que la adornan.
  • Piazza della Signoria: La famosa plaza siempre está llena de turistas, por eso más allá de recorrer las esculturas en honor a los Medicis, es importante buscar el Loggia dei Lanzi (queda al sur de la plaza) es un museo abierto donde está la famosa escultura Perseus Victorioso de Cellini. Galeria Uffizzi: A menos que quieran hacer fila por horas, es mejor reservar las entradas con anticipación, pues la más famosa galería de arte de Florencia es siempre muy concurrida. Tiene tantas obras extraordinarias, que es mejor visitarla con paciencia y sin aspirar a verlo todo en una sola visita.  Hay obras de Miguel Angel, de Piero de la Francesca y de Da Fabriano, pero mis favoritas son dos de
  • Botticcelli: “Primavera” “Nacimiento de Venus”. La Academia: Al igual que con Uffizzi es recomendable comprar los boletos anticipadamente. Al llegar verán una fila enorme y sabrán que es por ver al David de Miguel Angel, luego de verlo no se vayan como hacen muchos, la Academia tiene mucho por ver.
  • Santa Crocce: La icónica iglesia Franciscana es el lugar donde los más famosos Florentinos se encuentran sepultados: Miguel Angel, Rossini, Machiavello y Galileo Galiei (quien recién fue sepultado en 1737 pues  fue perseguido por sus teorías por la Inquisición y prohibieron darle sepultura cristiana al momento de su muerte). También aquí está el memorial, pero con el sarcófago vacío, de Dante. Museo Nacional de
  • Bargello: Si aún quieren ver más arte, les recomiendo este maravilloso museo que cuenta con la colección más grande de esculturas Renascentistas, entre ellas algunas de Miguel Angel y la escultura de San Jorge de Donatello. Convento de Todos Los Santos: Parece increíble pero la famosa obra “La Ultima Cena” está en el claustro de este pequeño antiguo convento. Los horarios de apertura al público son limitados, así que es necesario planear la visita en función de ellos.
  • Ponte Vecchio:  El puente más antiguo de Florencia – construido en 1345- es el lugar donde hoy el arte de los Florentinos llevado a la joyería se puede disfrutar y comprar. Una a lado de otra están pequeñas joyerías y tiendas con articulos ideales como para llevar de recuerdo de esta preciosa ciudad.
  • Santa Maria Novella: La antiquísima iglesia de los Padres Dominicos es casi siempre olvidada por los viajeros, sin embargo está llena de obras de arte relevantes entre ellas El Crucifijo de Giotto.  Además junto a esta se encuentra uno de los lugares más mágicos de la ciudad:
  • Officina Profumo Farmaceutica Santa Maria Novella: una farmacia y perfumería fundada también por los Padres Dominicos en 1675 que elabora los más deliciosos perfumes, jabones y velas, así como jarabes naturales y otros productos farmacéuticos.
  • Pizzeria Santarpia: Si preguntan a los locales, seguramente la mayoría contestará que esta es la mejor Pizza de Florencia.
  • Tratoria Sergio Gozzi: Este restaurante de comida tradicional de la toscana, pertenece a la familia Gozzi desde 1915; es una joya escondida en la zona de San Lorenzo.
  • Café Rivore: Fundado en 1872 como una fábrica de chocolate, es el lugar ideal para tomar un capuccino y mirar a la gente pasar desde su encantadora terraza.  Todos sus postres son extraordinarios, especialmente la Torta Sacher.
  • La Bottega del Buon Caffe: Este elegante restaurante ganador de una estrella Michelin, consigue lo que muchos de su estilo no, sentirse acogedor y relajado.  La mezcla de una cocina abierta, ingredientes orgánicos y de primera calidad preparados con maestria por su genial chef Antonello Sardi, la experiencia de visitarlo es memorable.
  • Gurdulú: Este moderno restaurante decorado con paredes cubiertas de tapices de Fornasetti, es uno de los restaurantes-bares más de moda en Florencia . La comida y los cockteles son creativa y muy bien preparados.

La Toscana

  • San Gimignano: A solo 57 kilómetros de Florencia se encuentra en lo más alto de una colina, este pequeño pueblo amurallado. que mantiene casi intacto desde la Epoca Medieval. Todas sus torres (ellas eran como los rascacielos de la época símbolo de riqueza) Para disfrutarlo vasta caminarlo y recorrer sus tiendas de artículos de cerámica típicos de la Toscana.
  • Sienna: Es fundamental visitar el Duomo, que es espectacular.  Otro lugar histórico es el Spedale de Santa Maria de la Scala que es un antiguo hospital y hostal convertido en museo arqueológico.
  • Cortona: Idilico, es la palabra que me viene a la cabeza para describirlo. Data del siglo V dc, y está rodeado de olivares y viñedos. Este es un pueblito para relajarse, tomar vino y caminar por sus plazas, no para encontrar históricos lugares. Ideal para recuperarse del ajetreo de Florencia.
  • Asis: Técnicamente este pueblito, lugar de nacimiento de San Francisco de Asis está ya en Umbria, pero es tan cerca de Cortona que el viaje resulta apropiado. Recorrerlo es muy fácil, es mejor dejarse llevar por sus pequeñas callesitas y disfrutar de las bodegas de vino y demás productos italianos locales.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *